Las apuestas en este evento son válidas porque no puede producirse un empate en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. 

La Constitución de Estados Unidos cuenta con un procedimiento para deshacer un empate en los Colegios Electorales.