Las apuestas en curso o en vivo se mantienen como "en espera" por un período de tiempo corto y finito para proteger a todas las partes involucradas de ser víctimas de fuentes de transmisión más rápidos o más lentos.

Después del corto período de tiempo, se aceptan todas las apuestas "en espera" (independientemente del lado en el que se encuentren las apuestas) si el estado del juego no ha cambiado sustancialmente.

 Cuando se determina que un evento ha cambiado sustancialmente, no se aceptan todas las apuestas "en espera" (independientemente del lado en el que se encuentren las apuestas).