La mayoría de los mercados de rugby se abren para límites más pequeños que aumentan hasta el máximo que se muestra en el sitio web a medida que se acerca el día del partido.