Al hacer una apuesta de doble hándicap, esta se divide en dos y cada una tiene las mismas cuotas pero un hándicap diferente.

 

Por ejemplo:

Real Madrid -1 y -1,5 con una cuota de 1,926

Barcelona +1 y +1,5 con una cuota de 2

 

Si un cliente apuesta €100 al Real Madrid, en realidad está haciendo dos apuestas diferentes: una de €50 al Real Madrid por -1 con una cuota de 1,926 y otra de €50 al Real Madrid por -1,5 con una cuota de 1,926.

Si un cliente apuesta €50 al Barcelona, en realidad está haciendo dos apuestas diferentes: una de €25 al Barcelona por +1 con una cuota de 2 y otra de €25 al Barcelona por +1,5 con una cuota de 2.


Si el Real Madrid gana por 2 o más goles (p. ej., 3-1), el cliente que apostó al Real Madrid por -1 y -1,5 gana ambas apuestas y recibe €96,3 + €96,3. El cliente que apostó al Barcelona por +1,5 y +1 pierde ambas apuestas y, por lo tanto, los €50 que invirtió.


Si el Real Madrid gana exactamente por 1 gol (p.ej., 2-1), el cliente que apostó al Real Madrid por -1 y -1,5 tiene una apuesta empatada y otra perdedora. Es decir que se le devuelve la mitad de su apuesta original (€50) y pierde la otra.
El cliente que apostó al Barcelona por +1 y +1,5 tiene una apuesta empatada y otra ganadora. La apuesta de +1 empata, por lo que se le devuelven €25 y, como la apuesta de +1,5 gana, obtiene otros €50, lo que da un total de €75.


Si el Real Madrid no gana el partido (p.ej., 0-0), el cliente que apostó al Real Madrid por -1 y -1,5 pierde ambas apuestas y, por lo tanto, los €100 que invirtió. El cliente que apostó al Barcelona por +1 y +1,5 gana ambas apuestas y recibe €50 + €50.